UNA NUEVA FORMA DE TERAPIA PARA NUESTR@S RESIDENTES

TERAPIAS CON ANIMALES Y ESPACIOS MULTISENSORIALES

En Claros estamos apostando, desde hace tiempo, por terapias  complementarias  a las farmacológicas, para conseguir un objetivo :  FELICIDAD, ALEGRÍA DE VIVIR para las personas que viven en nuestras residencias. 

Es irresistible esa belleza

Pero profundicemos en este tipo de terapias….  ¿Qué es la terapia canina? es una manera más lúdica de trabajar ciertos objetivos marcados previamente por el equipo multidisciplinar del centro. 

Es una forma de aplicar actividades terapéuticas en las que el perro es parte fundamental, convirtiéndose en un apoyo a los tratamientos, y un centro de interés que nos ayudará a contribuir en la estimulación global de la persona. Con ello obtenemos beneficios en las personas participantes, como:

Restaurar la comunicación y las relaciones personales, Incrementar su autoestima, Disminuir  la ansiedad y la depresión, Aumentar su seguridad y tranquilidad, Ayudar a potenciar sus capacidades físicas.

 

María Val Barrera es la Psicóloga experta en Intervenciones Asistidas con Animales, que junto a sus perritas, Yoko y Pepa, son las encargadas de realizar este tipo de terapia no farmacológica en nuestro centro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿ Y que podemos decir de los espacios multisensoriales como terapias complementarias en nuestras residencias? pues que son espacios interactivos diseñados para estimular los sentidos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas mayores con deterioro cognitivo severo o demencia, que tienen afectadas las capacidades motoras y que presentan diversos problemas asociados.

 

En este caso se ha optado por un espacio de estimulación basal, en el que se estimulan principalmente sentidos primarios: Barestesia (vibración)-Tacto, Oído, Olfato, Vista. La Estimulación Basal parte de la idea de que, desde el nacimiento hasta la muerte y a pesar de las graves limitaciones que pueda tener una persona, son posibles y tienen sentido nuevos procesos de desarrollo.

  • MANTENER Y SENTIR LA PROPIA VIDA. Percepción externa e interna del cuerpo.
  • VIVENCIAR LA SEGURIDAD Y CONSTRUIR LA CONFIANZA. Tolerancia al contacto físico, acercamiento y relajación.
  • DESARROLLAR EL PROPIO RITMO. Ritmo cardiaco y respiratorio.
  • VIVIR LA RELACIÓN Y CONSTRUIR EL ENCUENTRO CON EL OTRO. Interacción con el entorno: personas y cosas.
  • COMUNICACIÓN: No es solo transmitir, sino que es la búsqueda conjunta para encontrar un medio de comunicación común. Expresar sus propios sentimientos y reconocerlos.
  • INTEGRAR LA EXPERIENCIA DEL MUNDO EXTERIOR. Estimulación sensorial: estimular todos los sentidos (vista, oído, gusto, olfato y tacto).

¿Qué os parece? ¿Vamos por buen camino para incentivar la felicidad de nuestr@s residentes?